¿Y Usted De Qué Juega?

Los encuentros eran válidos por la clasificación para la Copa Mundial de Fútbol de 1970, a disputarse en México. El equipo de 1966 fue el segundo equipo soviético con más goles en la historia de la Copa del mundo, con diez goles. Con esa última Liga «los culés» sumaron su vigésimo título de la competición a su palmarés, habiendo conquistado diez entre las últimas dos décadas invirtiendo la tendencia con «los merengues». El segundo equipo juvenil compite en la Liga Nacional Juvenil que tiene como ámbito territorial a las provincias orientales de Andalucía más Melilla. La diferencia entre el F. C. Barcelona y el Real Madrid C. F. con el resto de equipos durante el último año de la década fue muy grande llegando a aventajar al tercer equipo en discordia (el Valencia C. F.) en un mínimo de veinticinco puntos en Liga. Entre los enfrentamientos directos en esta rivalidad, cabe destacar el 5-0 que endosó el equipo «culé» al Real Madrid C. F. en la temporada 1993-94, que fue devuelta justo un año después por un equipo «merengue» en el que militaban en aquel entonces Luis Enrique y Michael Laudrup, otros dos de los casos más sonados traspasos entre ambos clubes.

En paralelo con las creaciones de las nuevas confederaciones se comenzaron a disputar los primeros torneos regionales de selecciones, excepto por la Confederación Sudamericana de Fútbol, que ya disputaba su Campeonato Sudamericano de Selecciones desde 1916. En 1956 la Confederación Asiática de Fútbol realizó la primera edición de la Copa Asiática, y al año siguiente la Confederación Africana de Fútbol organizó la Copa Africana de Naciones. Desde el inicio del Campeonato Uruguayo en 1900, en la mayoría de las ediciones se realizó al menos una copa oficial, organizada por la Asociación Uruguaya de Fútbol, aunque en las últimas décadas esto casi no ocurrió. Al éxito se sumaron cuatro Ligas consecutivas, tras las cinco logradas por los madrileños, camisetas futbol ninos aunque dejaron anécdotas y dudas en la comparativa para el recuerdo al ser logradas tras una sucesión de carambolas. Fue el primero de una sucesión de encuentros nunca producida, hecho que ocasionó que la rivalidad y piques entre ambos fuesen los más fuertes que se recuerdan en los últimos años. En la edición de 1980-81 fueron los madrileños los que de la mano del equipo conocido como el «Madrid de los García» -generación anterior a la «Quinta del Buitre»- perderían primero frente al Liverpool Football Club por 1-0 y se quedaron a las puertas de una nueva final en la edición de 1987-88 tras sufrir una dolorosa eliminación en semifinales frente al Philips Sport Vereniging de Eindhoven en un partido que sería recordado en España como la «Noche negra de Eindhoven»; mientras, en la edición de 1985-86 fueron los barcelonistas los que cayeron derrotados por 2-0 en la tanda de penaltis tras el 0-0 final a manos del Fotbal Club Steaua București.

Tras el ostracismo sufrido bajo el F. C. Barcelona en los últimos tres años, donde los catalanes se alzaron con la mayoría de los títulos disputados, el club madridista contrató como entrenador a José Mourinho -uno de los pocos que consiguió frenar al club barcelonista- para formar un sólido proyecto, primero desde hacía años con el objetivo de recuperar el crédito perdido. Un 2-6 decantó la Liga del lado de los primeros iniciando una etapa de dominio en España a manos del recién estrenado nuevo entrenador Pep Guardiola, mientras que los madrileños vieron acrecentada una crisis institucional en la que no levantaron ningún título en tres años. La década dejó un enfrentamiento de ambos en la máxima competición europea, la Liga de Campeones, quien no veía un duelo entre ambos desde hacía más de cuarenta años. La década continuó con cuatro partidos entre ambos en tan solo dieciocho días que se verían sucedidos en los años siguientes deparando un aumento en su historial de encuentros. En los últimos años, el aumento de coordinadores ofensivos ha promovido el uso de términos cifrados.

Sin embargo, el fútbol del equipo barcelonista evolucionó de la mano de Cruyff quien llevó a cabo sus planteamientos sobre el fútbol total -un juego basado fundamentalmente en el ataque y la vistosidad desarrollado tanto por la selección húngara conocida como los «Magiares mágicos», como por la selección neerlandesa conocida como la «Naranja mecánica» de la que Cruyff formó parte-. Se conforma una plantilla para estar en los puestos altos de la clasificación, pero el comienzo no puede ser más nefasto y el equipo consigue 1 punto en 6 partidos disputados, además de ser eliminado en la primera ronda de la Copa del Rey a manos del Caudal Deportivo. Esto significaba que un equipo podría empezar un partido no necesariamente presentando jugadores usando números del 1 al 11. Aunque los números 1 al 11 tendieron a ser otorgados a aquellos jugadores considerados para la “alineación titular”, este no fue siempre el caso por una variedad de razones – un famoso ejemplo fue el de Johan Cruyff, quien insistió en usar la camiseta número 14 para los Países Bajos. Asimismo, los barcelonistas doblegaban a los madridistas ya que se inició una racha en los enfrentamientos directos en la que los primeros contarían sus partidos por victorias llegando a endosar otra goleada a su rival por 5-0 pese a que los capitalinos consiguieron acercarse aunque no suficientemente para arrebatarle los títulos.